Saltar al contenido

Neumonía: Causas y Tratamiento

marzo 13, 2020

La neumonía es una enfermedad médica aguda que se caracteriza por la presencia de una infección en el parénquima pulmonar. Normalmente es causada por bacterias o virus, y suele afectar a los alvéolos, o a los pequeños sacos de aire de los pulmones. Los alvéolos se llenan de líquido infectado, reduciendo la capacidad pulmonar y disminuyendo la oxigenación.

¿Qué es la neumonía?

La neumonía se clasifica generalmente en función de la forma en que se adquiere la infección. La neumonía adquirida en la comunidad es el tipo de neumonía que un paciente desarrolla en su entorno habitual. Por su parte, la neumonía asociada a la asistencia sanitaria es la que un individuo desarrolla en un centro de salud, como un hospital. Los organismos responsables de la neumonía asociada a la asistencia sanitaria son más virulentos que los asociados a la neumonía adquirida en la comunidad.

La neumonía es una de las condiciones médicas más frecuentes en el mundo, que afecta a 450 millones de pacientes cada año, de los cuales 150 millones son niños. Aproximadamente 4 millones de personas mueren de esta enfermedad cada año, y sigue siendo una de las diez principales causas de muerte por año en todo el mundo.

En los niños, es la causa infecciosa número uno de mortalidad en todo el mundo. Aunque cualquier persona puede desarrollar neumonía, las edades extremas – los muy jóvenes y los muy viejos – son las que suelen verse gravemente afectadas. Las naciones en desarrollo se ven afectadas cinco veces más que los países desarrollados. La neumonía es frecuente en el África subsahariana y en el sur de Asia.

Causa de la neumonía

La neumonía suele comenzar como una infección de las vías respiratorias superiores. Los virus y las bacterias suelen ser los responsables, pero también puede producirse una infección por parásitos y hongos. Estos organismos suelen entrar en el sistema pulmonar a través de la inhalación de gotitas en el aire que están contaminadas con el organismo. Algunos organismos también pueden infectar los pulmones de una persona a través del torrente sanguíneo.

Una vez que han entrado en las vías respiratorias, los organismos invaden el parénquima pulmonar y los alvéolos. El cuerpo genera una respuesta inmune contra estos organismos, que resulta en la liberación de citoquinas, la inflamación, el daño a los pulmones y la consolidación pulmonar.

El riesgo de desarrollar neumonía aumenta en pacientes con ciertas condiciones médicas. Estos incluyen individuos que están inmunocomprometidos, aquellos que tienen enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC, y otras condiciones crónicas, como la diabetes y la enfermedad renal.

Los pacientes que han estado hospitalizados durante un largo período, especialmente los que están intubados y están en soporte respiratorio, también tienen un mayor riesgo. El tabaquismo y el alcoholismo, así como la exposición a ciertos animales de granja y excrementos de aves, también aumentan el riesgo de neumonía.

La infección bacteriana es la causa más común de neumonía. La bacteria más frecuente es el Streptococcus pneumoniae, seguida de la Haemophilus influenza. La aspiración del contenido gástrico predispone a la persona a la infección con organismos anaerobios. En cuanto a los virus, los más frecuentes son el virus sincitial respiratorio, el rinovirus y el virus de la gripe, especialmente durante la temporada de gripe.

Las infecciones fúngicas y parasitarias suelen producirse en personas inmunodeficientes que viven o viajan a zonas donde estos organismos son endémicos. Para los pacientes infectados con el VIH, la infección por Pneumocystis jiroveci es común, y generalmente letal.

Las infecciones mixtas con diferentes organismos pueden ocurrir en el 15-45% de los casos de neumonía.

Síntomas de la neumonía

El síntoma más común de la neumonía es la tos productiva. Suele estar asociada a la producción de esputo amarillento o verdoso, pero también puede producirse esputo teñido de sangre. Esto se asocia típicamente con fiebre y escalofríos. Algunos pacientes también pueden presentar síntomas inespecíficos, como fatiga y agrandamiento de los ganglios del cuello.

También puede presentarse dolor en el pecho, especialmente al respirar profundamente. La dificultad para respirar o la falta de aliento también son comunes y se manifiestan generalmente por un aumento de la frecuencia o el ritmo de la respiración y la aparición de sibilancias.

Los pacientes, especialmente los niños, pueden presentar indentaciones o retracciones en el pecho, e incluso el uso de músculos accesorios de la respiración, como los músculos del cuello. En casos graves, los pacientes pueden presentar cianosis o coloración azulada de la piel y disminución del nivel de conciencia, lo que indica una pobre oxigenación. Algunos pacientes, especialmente los ancianos y los enfermos crónicos, pueden presentar síntomas atípicos, como dolor abdominal o confusión.

Tipos de tratamientos disponibles

Si tiene síntomas de neumonía, es importante que consulte a su médico o a un trabajador sanitario local. El profesional de la salud realizará un examen físico y solicitará pruebas de laboratorio. Los exámenes de laboratorio habituales para diagnosticar la neumonía incluyen un recuento sanguíneo completo, estudios de esputo para determinar qué organismo está causando la enfermedad y una radiografía de tórax para comprobar la presencia de infiltrados pulmonares.

La mayoría de los casos de neumonía leve pueden ser tratados adecuadamente en casa. A los pacientes se les suele recetar antibióticos dirigidos contra el organismo infractor. Los pacientes empiezan a sentirse mejor y a notar una mejoría en los síntomas después de 2 o 3 días de tratamiento con antibióticos orales. Junto con los antibióticos, necesitará descansar durante varios días para permitir que su cuerpo se recupere y combata con éxito la infección.

También deberá aumentar la ingesta de líquidos, evitar la exposición a la contaminación del aire y dejar de fumar. Sin embargo, si los síntomas no mejoran o incluso empeoran, o si tiene otras condiciones médicas o enfermedades graves, debe consultar a su médico inmediatamente. En estos casos, es posible que deba ser hospitalizado para un mayor control y que se le administren medicamentos intravenosos más fuertes durante un período más largo. Los bebés menores de dos meses que desarrollan neumonía también deben ser hospitalizados. La neumonía severa se maneja mejor por un especialista pulmonar.

En general, la neumonía suele resolverse en el plazo de una semana después de recibir un tratamiento adecuado con antibióticos, aunque algunos síntomas pueden tardar varias semanas en desaparecer por completo. En la mayoría de los casos de neumonía, la mortalidad es baja; sin embargo, en los pacientes hospitalizados, la mortalidad llega hasta el 10% y es aún mayor en los pacientes ingresados en las unidades de cuidados intensivos. Las complicaciones, como el derrame pleural, el empiema, la insuficiencia respiratoria y la sepsis, pueden producirse en pacientes ancianos y en aquellos con enfermedades subyacentes.

La neumonía es una enfermedad prevenible que puede dar lugar a complicaciones no deseadas y, en ocasiones, letales. Se recomienda la vacunación para prevenir el desarrollo de la neumonía o, al menos, reducir al mínimo la gravedad de la enfermedad si se adquiere. La vacunación antineumocócica se fomenta especialmente en las poblaciones de riesgo, como las personas mayores de 65 años, las que padecen enfermedades crónicas y los fumadores. En el caso de los niños, la vacunación es un aspecto esencial de la prevención y puede ayudar a reducir la mortalidad infantil.